EL PAÍS, 4 febrero de 2020

Cuando el enfermo paga la investigación de su dolencia