El impacto del coronavirus sobre el sistema sanitario aumentará la vulnerabilidad de las personas con enfermedades raras